jueves, 27 de enero de 2022

“Desesperado y ansioso”, Ciro Pertossi, uno de los ocho rugbiers del caso Báez Sosa que tambalea en la cárcel

(la imagen en algunos casos puede ser ilustrativa)

El 18 de enero de 2020, precisamente a las 6.06, Ciro Pertossi, uno de los rugbiers detenidos por el brutal asesinato de Fernando Báez Sosa, envió un mensaje al grupo de WhatsApp que compartía con sus amigos: “Chicos, no se cuenta nada de esto a nadie”.


Aquella madrugada, el joven buscó reunir con rapidez a quienes protagonizaron el brutal ataque en la casa que alquilaban en Villa Gesell. A las 4.56, 12 minutos después de la golpiza a Fernando Báez Sosa, su desesperación lo llevó a enviar su ubicación geográfica: Pertossi necesitaba que fueran a su encuentro. Recién a las 5 de la mañana le pidió a Máximo Thomsen que se dirigiera a la propiedad.

Pertossi, que el próximo 8 de mayo cumplirá 22 años, supo apenas un instante después del fallecimiento de Fernando Báez Sosa que la situación era mucho más grave de lo que su grupo la percibía. A las 10.38, luego de dormir unas horas, fue el primero en avisar que la Policía estaba en la puerta de la casa.

La última patada a Baéz Sosa y el primero en escapar del lugar

Tras reunir las pruebas y analizar los videos que registraron lo sucedido aquella noche, la fiscal Verónica Zamboni lo imputó -al igual que Thomsen- como coautor del homicidio de Báez Sosa. A Pertossi las propias imágenes lo exhiben pegándole a Fernando, ya desvanecido, una última patada en la cabeza. También fue el primero en acelerar el paso y escapar.

-Por estos días su preocupación es la misma que la de Thomsen: no recibir una pena más alta que la de sus amigos. A pesar de compartir el mismo espacio de detención junto a su hermano Luciano y su primo Lucas, desde la Alcaidía N°3 Melchor Romero de La Plata relataron que “se exhibe desesperado y ansioso” en vistas al juicio oral que comenzará el próximo año.


Thomsen y Pertossi están específicamente imputados como coautor del delito de “homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”. También lo están Luciano Pertossi, Lucas Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli y Ayrton Viollaz, considerados partícipes necesarios.

En el caso de Ciro, hijo de una docente y un jefe de la automotriz Toyota, la fiscal Zamboni concluyó en que “fue uno de los agresores directos de Fernando, que provocara su posterior deceso”.

En el requerimiento a juicio que hizo la titular de la Unidad Funcional de Instrucción N°6 de Villa Gesell en noviembre de 2020, finalmente elevado por el juez de Garantías David Mancinelli, se lo señala a Pertossi como “el sujeto que le pegó a Fernando cuando ya estaba en el piso, en su cabeza, cara y pecho”.

El mensaje que comprobaría el pacto de silencio entre los rugbiers

Según Zamboni, el mensaje que Pertossi envió a las 6.06 “podría tratarse de un planteo o pacto para guardar silencio entre ellos mismos sobre lo sucedido; corroborando ello la participación de todos en el hecho, como así también la total premeditación”.
“No declararon no porque no quisieron, sino porque no contaron con un escenario propicio para hacerlo. Jamás les mostraron los videos ni les dijeron puntualmente a cada uno de qué se los acusa. Es decir, el grado de participación en el hecho”, explicó hace un tiempo, Hugo Tomei, abogado de los imputados.

La autopsia de Fernando Báez Sosa y la prueba a la que se aferran Máximo Thomsen y Ciro Pertossi

Hoy, luego de que se cumplieran dos años del asesinato de Báez Sosa, la prueba a la que se aferra la defensa -principalmente Pertossi y Thomsen- es la declaración de Diego Duarte, traumatólogo del Cuerpo Médico de la Policía Científica de Pinamar, quien redactó la autopsia.

El documento fue entregado el 28 de febrero de 2020 y detalla la autopsia realizada el 18 de enero de aquel año a las 12 del mediodía. Duarte precisó que el shock neurogénico que produjo el paro cardiorrespiratorio que originó el deceso fue producto de los golpes que Fernando Báez Sosa recibió en su cabeza.

Fuente: TN

COVID-19 afecta de distintas maneras en función de cada persona. La mayoría de las personas que se contagian presentan síntomas de intensidad leve o moderada, y se recuperan sin necesidad de hospitalización. Los síntomas más habituales son los siguientes: Fiebre Tos Cansancio Pérdida del gusto o del olfato Los síntomas menos habituales son los siguientes: Dolor de garganta Dolor de cabeza Molestias y dolores Diarrea Erupción cutánea o pérdida del color de los dedos de las manos o los pies Ojos rojos o irritados Los síntomas serios son los siguientes Dificultad para respirar o disnea Pérdida de movilidad o del habla o sensación de confusión Dolor en el pecho Solicita atención médica de inmediato si tienes alguno de estos síntomas severos. Siempre debes llamar a tu doctor o centro de atención sanitaria antes de presentarte en el lugar en cuestión. Lo recomendable es que las personas que sufran síntomas leves y tengan un buen estado de salud general se confinen en casa. De media, las personas que se contagian empiezan a presentar síntomas en un plazo de 5 a 6 días desde que se infectan, pero pueden tardar hasta 14.